Close-Up Of Mother Holding Hands Of Medicated Child On Bed At Hospital

Siriwat Nakha / EyeEm

Una mujer de Indianápolis está en casa después de más de un mes en Japón y tres semanas en cuarentena. Regresó el viernes, después de lo que parecía un crucero interminable en el Diamond Princess, en medio de una epidemia.

La parte más aterradora es que dio positivo por COVID 19, el 16 de febrero.

“Fue aterrador porque no sabíamos realmente qué implicaba eso, excepto por las personas que morían por la enfermedad”, dijo Joyce Black.

Joyce y su esposo Joe Black abordaron el crucero Diamond Princess en Tokio el 20 de enero.

“El crucero estuvo bien y disfrutamos hasta el último día del viaje. Al finalizar, nos sentamos y pensamos que íbamos a desembarcar, pero no, hay un virus y no podemos bajarnos”, dijo Joyce.

Se les notificó que no podían irse el 2 de febrero, cuando salían de Okinawa. Originalmente estaban listos para regresar a Indianápolis el 4 de febrero, pero ese ya no era el plan.

“Durante los siguientes 10 días, Joe y yo estuvimos confinados en nuestro camarote,  juntos. No estuvo mal. Teníamos un televisor, teníamos un balcón y podíamos salir al balcón. Nunca salimos de la habitación nos llevaron la comida. Estábamos bastante cómodos ”, dijo ella.

Ambos fueron examinados días después para detectar el virus. Joyce dio positivo.

“Tuve fiebre ese día, pero hasta ese momento no tenía tos, ni secreción nasal, ni síntomas, así que estaba bastante conmocionada”, dijo Joyce.

No la llevaron al hospital en ambulancia, sino en autobús donde las cortinas cubrían las ventanas.

“Sentí como si fueramos ovejas fueran llevadas al matadero porque no sabíamos a dónde íbamos. No sabíamos lo que iba a pasar. Simplemente no sabíamos nada más que el hecho de que teníamos que bajar del barco “, dijo.

Mientras tanto, su esposo, Joe, dio negativo y se le dio la opción de regresar y volar a California con el resto de los que estaban autorizados a regresar. El declinó.

“Dijo que todo lo que podía pensar era en que yo estuviera en una gran sala envuelta en plástico. Él dice ‘No te he dejado en 54 años, no voy a dejarte ahora “.

Fue enviado a un dormitorio, en cuarentena durante 10 días sin comunicación ni contacto físico. Esta es ahora la segunda cuarentena, que equivale a 20 días.

Joyce fue hospitalizada, sola, y no pudo contactar a su esposo o a su familia en Indianápolis.

“No había medicina. En ningún momento. No te dan medicamentos “, dijo.

En cambio, continuaron revisando sus signos vitales y haciéndola lavarse las manos y hacer ejercicio en la habitación.

“Descubrí que no me he lavado las manos adecuadamente. Me ponía jabón en las manos y las frotaba inmediatamente y las ponía debajo del agua, no hagas eso “, dijo Joyce.

El 26 de febrero, fue dada de alta pero no estaba segura si podía regresar a Indianápolis sin sus registros médicos. Los recibió al día siguiente y estaba lista para regresar..

El 28 de febrero, aterrizó en Indianápolis sola, sin su esposo y su equipaje.

“No es justo. Él no tuvo síntomas en ningún momento. Su temperatura fue revisada tres veces al día, y está bien. Pero aún así no puede regresar. Estuve en el hospital por 10 días. Subí a un avión dos días después y yo estoy aquí y él aún no”, dijo Joyce.

Una experiencia única en la vida que ambos están seguros de que nunca olvidarán.

“Para mí fue una experiencia que nunca olvidaré. Las cosas que hicimos y vimos se desvanecerán. Esto no “, dijo Black.

Si ella pudiera dar algún consejo sería lavarse las manos adecuadamente.

“Te pones el jabón en las manos, te lo frotas, te pasas los dedos por los nudillos y las muñecas. Luego lo pones debajo del agua y lo lavas ”, dijo Joyce.

Su esposo Joe está en un hotel en Narita, Tokio. Ha sido dado de alta pero aún espera el permiso para viajar.

Fuente: CBS4 Indy.

Una mujer de Indianápolis regresa a la ciudad después de dar positivo por coronavirus, siendo separada del esposo luego de la cuarentena del crucero.  was originally published on telemundoindy.com