Oir en Vivo
CLOSE

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reconoció que es “demasiado pronto” para evaluar el impacto del fin del Título 42 en la frontera, pero advirtió “consecuencias” ante un refuerzo de vigilancia.

 

El secretario de Seguridad Nacional, Alejandro Mayorkas, reconoció que ha bajado el número de inmigrantes en la frontera, pero indicó que es “demasiado pronto” para considerar que esa será la nueva situación tras el fin del Título 42.

“Es demasiado pronto [para evaluar]”, dijo. “Los números que hemos visto en los últimos dos días están notablemente por debajo de lo que eran antes del final del Título 42”.

Mayorkas señaló que el gobierno del presidente Joe Biden se mantiene en la línea de mantener un mejor control de la frontera, de administrarla, expresó en CNN, por lo que habría consecuencias para quienes ingresen como indocumentados y contra los contrabandistas de personas.

“No solo tenemos un imperativo de seguridad, sino también una responsabilidad humanitaria para eliminar a esos contrabandistas”, acotó el funcionario. “Tenemos la obligación de generar consecuencias en nuestra frontera, no solo para administrar nuestra frontera, sino también para eliminar a los contrabandistas”.

Con el fin del Título 42, a partir del 12 de mayo, los agentes de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) aplican el Título 8, el cual permitirá a inmigrantes procesar en forma expedita las peticiones de asilo, pero también las deportaciones.

Las autoridades migratorias podrán imponer castigo de hasta cinco años de reingreso a EE.UU. a los no ciudadanos que ingresen sin documentos y procesar penalmente a los reincidentes.

Activistas acusan daños a inmigrantes

Miembros de la coalición nacional #WelcomeWithDignity (#BienvenidosConDignidad) visitaron la frontera para documentar las acciones de autoridades tras el fin del Título 42 y afirman haber encontrado abusos a los derechos humanos.

“La delegación hace un llamado urgente a la Administración Biden para que defienda el asilo y el debido proceso, anule su nueva prohibición de asilo”, expresaron. “Una política fronteriza humanitaria se centraría en una mayor comunicación, coordinación y apoyo para la ayuda humanitaria, el alojamiento y la recepción en la frontera y en las comunidades de destino”.

El grupo que visitó también la frontera desde el lado en México dijo que solicitantes de asilo y migrantes con los que se reunió habían quedado varados en Reynosa y Matamoros.

“En estas áreas, el nivel de violencia y peligro es tan severo que el Departamento de Estado de EE.UU. advierte que son demasiado peligrosas para que los estadounidenses las visiten”, acota la coalición. “Los informes recientes sobre la escalada de la violencia de los cárteles hacen que las áreas sean aún más peligrosas para los solicitantes de asilo, los migrantes y los trabajadores humanitarios”.

Los defensores de inmigrantes señalaron que la aplicación CBP One no ha sido suficiente para atender a los inmigrantes, pues deben esperar a la cita correspondiente con autoridades estadounidenses.

Fuente La Opinion.

White House Press Briefing

Source: Anadolu Agency / Getty