Oir en Vivo
CLOSE

La Universidad Tecnologica de Singapur a creado una bateria que por medio de tus lagrimas podria recargarse aqui la nota.

a tecnología siempre está avanzando a pasos agigantados. Lo hemos visto con la IA, que es capaz de declararse autoconsciente aunque esto realmente sea cuanto menos discutible. También hemos visto cómo se han producido muchos avances en el almacenamiento de tecnología, como es el caso del hormigón que almacena energía como una batería. De esta manera, ya es difícil sorprenderse por algo, pero parece que la ciencia se supera día a día para dar un último giro de guion para dejarnos con la boca abierta.

En esta ocasión es el turno de una batería capaz de recargarse con lágrimas pudiendo prolongar la vida de las cargas con soluciones de suero salino que en un futuro podrían ser clave para la transición a otros métodos de comunicación distintos a los teléfonos móviles.

Una batería del tamaño de una córnea

Esta córnea sintética es realmente una batería

El equipo de investigadores de la Universidad Tecnológica Nanyang de Singapur (NTU) ha creado una batería tan fina como el tamaño de una córnea humana que le permite recargarse por sí sola sumergiéndose en líquido salino.

Es decir, puedes usar suero para recargarla, pero si la tienes en el ojo, con tu simple lagrimeo ya podrás recargar esta batería. La batería es biocompatible y no tiene ningún material tóxico por lo que es perfecta para equiparla en nuestro propio cuerpo. Con las lágrimas podremos alargar la vida de nuestra batería por más de una hora por cada 12 horas de uso. Sin embargo, también se puede cargar con una alimentación externa como un material normal y corriente.

El equipo ha probado el invento con un ojo humano simulado y la cosa ha salido muy bien. La batería tiene 0,5 milímetros de grosor por lo que es perfectamente adaptable para el ojo humano. De acuerdo con Novaceno los creadores de esta tecnología la definen de la siguiente manera:

Nuestra batería basada en lágrimas elimina los problemas potenciales de estos métodos y libera espacio para seguir innovando en el desarrollo de lentes inteligentes.

Esta tecnología tendría una vida útil de 200 ciclos de batería en primera instancia. Esto quiere decir que en el futuro podría cambiar y tener más duración. De momento, el principal problema sería este ya que las baterías de iones de litio tienen mayor durabilidad. El problema de estas otras baterías convencionales es que su proceso de elaboración es contaminante y además supone un peligro para la salud.

De esta manera, está claro el enfoque que le quieren dar a esta tecnología. Buscan que en el futuro puedan seguir ahondando en los dispositivos oculares inteligentes. En muchas ocasiones se ha querido que este tipo de dispositivos sirvan para sustituir a los teléfonos móviles y todo apunta a que muy pronto veremos esto empezar a funcionar. Será algo muy parecido a las gafas inteligentes de Google, pero llevándolo a un tamaño mucho más reducido y futurista.

De momento, el plan es patentar esta tecnología que se ha probado con éxito y seguir investigando por este terreno que puede ser tan absolutamente interesante. Quién sabe si en una década no estaremos leyendo noticias de este tipo directamente desde un dispositivo insertado en nuestros ojos a modo de lentillas o de gafas muy ligeras.

Fuente La Opinion.

Teenage girl is wearing contact lens in the bathroom

Source: Imgorthand / Getty